lunes | 27 de mayo | 2024

inicio Actualidad 30 años del genocidio en Ruanda: “Comunidad internacional nos abandonó”
Actualidad Mundo

30 años del genocidio en Ruanda: “Comunidad internacional nos abandonó”

Publicado por: Claudio Nuñez | domingo 7 de abril de 2024 | Publicado a las: 12:34

Compartir esta noticia

Fuente: Agencia AFP

Tras tres décadas de una de las mayores matanzas ocurridas en el siglo XX, líderes locales y extranjeros se reunieron en Ruanda y reconocieron la inacción frente al genocidio contra los tutsi: “Tengamos el valor de asumir nuestra responsabilidad”.

La comunidad internacional “nos abandonó” durante el genocidio perpetrado por extremistas hutus contra los tutsi, declaró este domingo el presidente de Ruanda, quien conmemoró el aniversario número treinta de la matanza que dejó 800.000 muertos en 100 días, una de las peores masacres del siglo XX.

Como todos los años, el 7 de abril, el día en el que las milicias hutus empezaron las matanzas, se encendió una llama en el Memorial de Gisozi, en la capital Kigali, donde se cree que están enterradas unas 250.000 personas.
El presidente Paul Kagame, fundador del Frente Patriótico Ruandés (FPR), el grupo rebelde que tomó el poder y puso fin a las matanzas en julio de 1994 y gobierna desde entonces, encabezó la ceremonia. “Es la comunidad internacional que nos abandonó a todos, por desdén o cobardía”, declaró el mandatario en un discurso ante varios miles de personas en el BK Arena, una sala ultramoderna de la capital.

En la conmemoración participaron dirigentes y dignatarios extranjeros, entre ellos el exmandatario estadounidense Bill Clinton, que era presidente en 1994 y que calificó la inacción frente a estas matanzas como el mayor fracaso de su gobierno.

El presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), Moussa Faki Mahamat, declaró a su vez: “Nadie, ni siquiera la UA, puede no disculparse por su inacción ante la crónica de un genocidio anunciado. Tengamos el valor de reconocerlo y de asumir nuestra responsabilidad”.

Francia envió al ministro de Relaciones Exteriores, Stéphane Séjourné, y al secretario de Estado del Mar, Hervé Berville, nacido en Ruanda y evacuado en los primeros días del genocidio.

Durante siete días no se permitirá música en lugares públicos ni en la radio. Tampoco estará autorizada la difusión por televisión de eventos deportivos y películas, a menos que estén vinculados a la conmemoración.

Las masacres comenzaron al día siguiente del atentado que mató al presidente Juvénal Habyarimana, de etnia hutu, tras meses de una virulenta campaña de propaganda contra los tutsi.

Inacción internacional

La masacre terminó cuando los rebeldes tutsi del FPR tomaron Kigali el 4 de julio, provocando un éxodo de cientos de miles de hutus a Zaire (actual República Democrática del Congo). Treinta años después, Ruanda, una excolonia belga y alemana, sigue desenterrando fosas comunes.

La comunidad internacional fue duramente criticada por su inacción, antes y durante el genocidio. Francia, que mantenía estrechas relaciones con el régimen hutu cuando comenzaron las matanzas, fue acusada durante mucho tiempo de “complicidad” por el Gobierno ruandés. En un video difundido este domingo, el presidente francés, Emmanuel Macron, subrayó que “Francia lo asume todo y exactamente en los términos en que lo hice” en 2021.

Tras décadas de tensiones, que llegaron a la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Francia y Ruanda, entre 2006 y 2009, hubo un acercamiento después de que Macron creara una comisión que concluyó que Francia tuvo una “gran responsabilidad”, pero que descartó que hubiera complicidad.

Desde hace 30 años, Ruanda lleva a cabo una labor de reconciliación, en particular con la creación en 2002 de tribunales comunitarios, los “gacaca”, donde las víctimas podían escuchar las “confesiones” de los verdugos.

La justicia también jugó un papel importante, pero, según el Gobierno ruandés, cientos de personas sospechosas de haber participado en el genocidio siguen prófugas, especialmente en países vecinos, como la República Democrática del Congo y Uganda.

Un total de 28 fugitivos fueron extraditados del extranjero, incluidas seis personas procedentes de Estados Unidos. Francia, que es el principal país a donde han huido los ruandeses prófugos, no ha extraditado a nadie, pero condenó a media docena de personas por su rol en las matanzas.

Organizaciones de derechos humanos, incluidas Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW), piden que se aceleren los juicios de los responsables del genocidio.


Compartir esta noticia