jueves | 23 de mayo | 2024

inicio Cultura Tras 96 años, los arqueólogos lograron encontrar la parte que faltaba de una estatua...
Cultura Tendencias

Tras 96 años, los arqueólogos lograron encontrar la parte que faltaba de una estatua egipcia legendaria.

Publicado por: DiarioTiempo21 | viernes 3 de mayo de 2024 | Publicado a las: 20:15

Compartir esta noticia

El nuevo hallazgo podría completar la figura de Ramsés II, que alcanzaría una altura de 7 metros

Tras casi un siglo, los arqueólogos finalmente han unido dos fragmentos de una estatua que representa a Ramsés II, uno de los faraones más emblemáticos del antiguo Egipto. Este hallazgo marca un hito significativo en la arqueología mundial, ya que la estatua, en su totalidad, alcanzaría los 7 metros de altura. El descubrimiento de la parte inferior de la estatua en Minya por el arqueólogo alemán Günther Roeder hace 96 años abrió puertas a preguntas que permanecieron sin respuesta durante décadas. La búsqueda de la mitad superior de la estatua culminó recientemente cuando una misión arqueológica conjunta entre Egipto y Estados Unidos anunció su hallazgo en marzo de 2024.

Este descubrimiento es relevante no solo por completar físicamente la estatua, sino también por lo que revela sobre el proceso creativo de los antiguos egipcios y las técnicas de conservación. La coordinación internacional fue clave en este hallazgo, ya que enfrentaron desafíos como el nivel freático, que se convirtió en un problema significativo después de la construcción de la presa baja de Asuán, comprometiendo la integridad de la estatua y otros hallazgos arqueológicos en la región.

Ramsés II, también conocido como Ramsés El Grande, gobernó Egipto durante 66 años, desde aproximadamente el 1279 a.C. hasta el 1213 a.C. Durante su reinado, Egipto experimentó un periodo de esplendor y magnificencia sin precedentes, conocido como la época dorada del imperio. Ramsés II fue destacado por su capacidad para liderar en el campo de batalla y por dirigir más de 15 campañas militares victoriosas que consolidaron el poder egipcio en territorios estratégicos como el Levante y Nubia. Además de su habilidad militar, Ramsés II dejó un legado imperecedero en la infraestructura de Egipto, con la construcción de grandiosas ciudades, templos y monumentos que aún perduran en el paisaje egipcio. Tras su muerte, fue enterrado en el Valle de los Reyes, y su momia fue posteriormente trasladada al Museo Nacional de la Civilización Egipcia en El Cairo, donde se exhibe actualmente.


Compartir esta noticia