jueves | 23 de mayo | 2024

inicio Salud La intuición, un punto de integración entre la mística y la ciencia
Salud

La intuición, un punto de integración entre la mística y la ciencia

Publicado por: Karina Pavez | jueves 9 de octubre de 2014 | Publicado a las: 19:22

Compartir esta noticia

¿Cuántas veces ha vivido la experiencia de una “corazonada?, aquella en dónde percibe un tipo de información que no fue captada directamente por los órganos de los sentidos y que vivió como un
chispazo de conocimiento acerca de algo. Estos eventos, llamados intuiciones, influyen en la toma de decisiones y, aunque tienen origen desconocido dentro de nuestra consciencia, generalmente
pueden ser corroborados por las consecuencias que se establecen luego de ser tomados en cuenta.
Desde la psicología se ha llegado al consenso de que existen momentos de lucidez, en que se es capaz de captar o sentir una realidad sutil, que es procesada internamente por el cerebro y que provendría de la suma de percepciones ocurridas frente a una determinada situación. El momento de la intuición, sería el resultado de la unión de información obtenida por la totalidad de los sentidos más el análisis global que se realiza de todos ellos en su conjunto. De esta manera, se produciría una “llamada interior” que llevaría a comprender una realidad y a actuar en forma específica sobre ella.
Desde el misticismo, expresado a través de diversas creencias religiosas y filosóficas, se tiende a asociar a la intuición con un momento de conexión divina, en donde la vinculación con “lo superior” se manifiesta en la obtención de información que supera a la consciencia terrenal y que generalmente tiene el objetivo de brindar entendimiento, claridad o protección e iluminación.
Actualmente existen esfuerzos sostenidos para comprender y explicar científicamente qué ocurre a nivel cerebral cuando se vive un proceso intuitivo, el cual presenta efectos internos como los procesos creativos; y externos, dado que repercuten en la vinculación con los demás y con la realidad. La búsqueda de explicaciones desde la ciencia, ha generado diversas investigaciones neurológicas, en que se han analizado las actividades cerebrales y las estructuras ligadas a procesos psíquicos. Uno de los más interesantes ha ocurrido a partir de los últimos 20 años, en que se ha descubierto que existiría un tipo especial de neuronas, conocidas como Neuronas de Huso, o de Von Economo, que son más grandes que las comunes y estarían presentes sólo en los primates más evolucionados, a las que se les adjudican funciones como la toma de decisiones, el autocontrol y la consciencia de sí mismo y de los demás. Estas neuronas podrían explicar los fenómenos intuitivos.
Si se llegara a comprender el estatuto neuropsicológico de la intuición, se podría colaborar de manera más rigurosa y disciplinada en situaciones como la psicoterapia o en cualquier proceso de atención de personas en que sea necesario comprender e intervenir, dado que se podría rescatar información proveniente de un mayor número de fuentes y vías de expresión, con respaldo científico.
Probablemente estemos frente a un cambio de paradigma que comience a visualizarse los próximos años, en donde se pueda explicar lo que se intuye y se le otorgue mayor legitimidad a aquellos conocimientos que no provienen directamente desde la razón, implicando una verdadera revolución en la forma de comprender el mundo.


Compartir esta noticia