lunes | 24 de junio | 2024

inicio Actualidad Danilo Herrera: “Si gana el “En Contra”, damos por cerrado el capítulo...
Actualidad Política

Danilo Herrera: “Si gana el “En Contra”, damos por cerrado el capítulo constitucional”

Publicado por: Claudio Nuñez | domingo 19 de noviembre de 2023 | Publicado a las: 10:09

Compartir esta noticia

Para el analista político, y quien se hizo conocido por reportear la interna del segundo proceso constitucional explicando en redes sociales las normas que irán en la propuesta, afirmó que, “Chile no aprendió nada del proceso anterior (…) desgraciadamente estamos cerca de terminar con un texto rechazado”.

Aseguró que el mayor error de este proceso fue “excluir a la centroizquierda y la izquierda de la definición de normas relevantes como salud, educación, pensiones, derecho a la vida”.

“Independiente del resultado del plebiscito este proceso ya terminó mal porque excluye a gran parte de la ciudadanía”, aseguró Herrera.

Por Claudio Núñez

Fue de los pocos que cubrió por completo el proceso constitucional versión 2023, pese al poco interés en esta ocasión a nivel general, Danilo Herrera, cientista político y colaborador del diario El Mostrador, y un programa vía streaming llamado “El Convencional”, entregó detalles de este segundo proceso, explicando paso a paso las normas que salían desde el salón del ex Congreso Nacional en Santiago.

Herrera, conversó con Tiempo21 sus impresiones post proceso, donde hubo más errores que aciertos, aunque encantado hubiera votado a favor si se quedaba el anteproyecto. “Yo sólo le encuentro virtudes al trabajo de la comisión experta y al anteproyecto que me hubiese encantado votar a favor”. Sin embargo, dice que, “el único cierre del proceso es que gane el “En Contra”, aunque advierte que “si gana el “A Favor” comienzan 10 años de incertidumbre constitucional”.

¿Cómo fue su experiencia cubriendo este segundo proceso constitucional? ¿Qué sensaciones le dejó?

Decepción, porque Chile no aprendió nada del proceso anterior. Chile debió haber entendido que el proceso anterior tuvo deficiencias importantes porque un mundo, la derecha en ese momento, no se sintió representada por el texto, no fue parte de la redacción del texto y por ende terminamos con el resultado que terminamos.

Hoy día en el segundo proceso pasa exactamente lo mismo, pero al revés. La centroizquierda y la izquierda fueron excluidos completamente del texto constitucional y desgraciadamente estamos cerca de terminar con un texto rechazado.

En este proceso que cubrió de principio a fin ¿Esperaba algún cambio sustancial por el lado de la comisión de expertos?

La gracia de la comisión experta es que había un empate táctico entre las fuerzas progresistas y las fuerzas conservadoras, y eso ayudó a crear un texto de consenso en democracia, el primer texto constitucional de acuerdo en democracia con un acuerdo desde el Partido Comunista al Partido Republicano. Y yo considero que ese es el hito más importante de este proceso constitucional que todas las fuerzas políticas se pudieron poner de acuerdo en un texto constitucional, cosa que no ocurrió en la convención ni en el consejo constitucional. ¿estaban obligados a llegar a acuerdos? Sí, porque había un empate, pero esa es la virtud de la comisión experta. Yo sólo le encuentro virtudes al trabajo de la comisión experta y al anteproyecto que me hubiese encantado votar a favor.

¿El anteproyecto era mejor que la propuesta constitucional, de acuerdo a su criterio?

Este anteproyecto no sólo es mejor técnicamente, que es súper relevante, porque la constitución del consejo constitucional está mal hecha, tiene cuestiones de norma, de técnica, cuestiones jurídicas que quedaron mal escritas. Pero además de eso, creo que el valor más relevante es la lógica de acuerdos que hubo en el texto del anteproyecto. Más que si me gusta un artículo más o menos, la virtud del proceso de la comisión experta y el anteproyecto es que todas las fuerzas políticas de Chile se veían reflejadas en el texto constitucional y por eso es mucho mejor que el texto propuesto por el consejo constitucional, pero eso ya es pasado, ya no va a haber una discusión sobre el anteproyecto sino que estamos plebiscitando el texto del consejo constitucional que no tiene esa virtud importante de la comisión experta, el acuerdo transversal.

Tras terminar el proceso ¿Qué percepción tiene de la ciudadanía en términos generales con la propuesta constitucional? ¿Cuál es la sensación?

Primero no hay demasiada información al respecto, no hay interés ciudadano por el proceso constitucional, la ciudadanía está cansada de la discusión constitucional y por el momento no creo que tengamos espacio para que la ciudadanía conozca realmente el texto, creo que no lo conocen, hay molestia y disgusto sobre que sigamos discutiendo eso, sino que el resultado de eso sea un texto del que no se llegó a acuerdo.

A su juicio ¿cuál es el mayor error que cometió esta convención?

Excluir a la centroizquierda y la izquierda de la definición de normas relevantes como salud, educación, pensiones, derecho a la vida. Las ideas de la izquierda en eso artículos las están dejando inconstitucional. Excluyeron a todas las personas de centroizquierda e izquierda del texto constitucional, y ahora las ideas progresistas, si se aprobara el texto, las ideas progresistas serían inconstitucionales. Eso es lo grave del texto constitucional.

Como analista político, ¿Qué escenarios vislumbra en caso de que gane la opción “A favor” o en caso de que gane la opción “En Contra”?

Si gana el “A favor” entramos en una incertidumbre (…) los más positivo hablan de 3 años, los más negativos hablan de 10 años, pero vamos a estar en una incertidumbre permanente sobre el debate de leyes que se tienen que ajustar, más de 100 leyes se van a tener que ajustar el texto constitucional, eso quiere decir que abre 100 discusiones legislativas o quizás más, sobre esto quizás vamos a estar una década en esta discusión. Y sumaría es que va a haber discusión sobre las reformas constitucionales, que esa idea no ha venido de la izquierda, sino que viene del Partido Demócratas, donde por ejemplo Patricio Walker ha dicho en reiteradas ocasiones que hay que modificar la constitución si se llega a aprobar, por ejemplo, el antiguo apruebo para reformar, ahora sería un a favor para reformar, que también nos va a tener en incertidumbre permanente durante una década en discusiones legislativas. Y en discusiones legislativas donde la izquierda va a tener los votos para bloquear una legislación que los saque, que deje inconstitucionales sus ideas, pero la constitución ya va a estar entonces habrá un debate político legislativo muy álgido durante la próxima década, eso va a pasar si gana el “A favor”.

Si gana el “En Contra”, damos por cerrado el capítulo constitucional, al menos, el gobierno ha dicho que en este período presidencial es imposible, y yo me arriesgaría a decir que en la próxima década no van a haber espacio ni ganas ni en las fuerzas políticas ni en la ciudadanía levantar otro proceso. Lo que sí podría ocurrir es que algunas de las buenas normas constitucionales, sobre todo las que quedaron en el anteproyecto, pueden ser ingresadas como reformas constitucionales, pero ese es un debate que se va a dar mucho más adelante, en varios años más para saber cómo cambiaron las reglas de este país. Pero un nuevo proceso constitucional yo no lo veo en al menos una década más.

De acuerdo a su percepción: ¿Los chilenos prefieren una constitución nacida en dictadura y que ya conocen, a una que surge de un determinado partido político que no refleja el interés de la mayoría?

Creo que hace dos años prefería una constitución nacida en democracia, pero luego de dos malos procesos constitucionales que excluyen a parte importante de la ciudadanía, se dieron cuenta que no era tan fácil escribir una constitución en democracia y también esa es responsabilidad de la clase política que no se pudo poner de acuerdo en elaborar un texto que nos representara a todos. Ambos sectores, izquierda y derecha, pasaron la aplanadora cuando fueron mayoría, y ese es el gran problema de esta etapa constitucional que tuvo Chile.

Y después de estos dos años y estos procesos que van a terminar mal, independiente del resultado del plebiscito este proceso ya terminó mal porque excluye a gran parte de la ciudadanía, prefieren la constitución vigente para dedicarnos a los problemas que aquejan a la ciudadanía y la cuestión constitucional va a pasar a segundo plano, pasó a segundo plano.

Beatriz Hevia, ex presidenta del Consejo, señaló que se “lograron acuerdos” para el proyecto, pero este fue votado favorablemente por los 33 consejeros de derecha y 17 oficialistas en contra. ¿Qué negociación hubo?

La presidenta del consejo Beatriz Hevia miente descaradamente porque no hubo acuerdo. Hubo votaciones unánimes sí, por normas que venían igual del anteproyecto, por normas que venían de la constitución de 1925, incluso antes. Hay algunas normas que están escritas exactamente igual del 1800, y que han sido tradición constitucional chilena desde hace mucho tiempo, entonces sí, eso la izquierda votó a favor. El punto relevante son los temas fundamentales en una constitución, son los derechos, la derecha no quiso poner la frase “los niños, niñas y adolescentes tienen derechos”, esa frase no está en el texto constitucional. En educación, constitucionaliza el “voucher” en educación, que es la política regresiva que ha planteado la derecha desde siempre. En salud se constitucionaliza las isapres, en pensiones se constitucionaliza las AFP, en esos temas relevantes, el derecho a la vida se pone en peligro las tres causales. En todos esos temas relevante la izquierda está excluida y por eso votaron en contra en la última votación y la constitución terminó aprobada por 33 votos de derechas contra 17 de izquierda.

¿Usted cree que Beatriz Hevia tenía los suficientes antecedentes académicos y jurídicos para presidir el Consejo Constitucional​, órgano constituyente de la República de Chile, encargado de discutir y aprobar una nueva propuesta de Constitución Política?

No soy quien para discutir los antecedentes académicos de un consejero. La consejera fue electa por una mayoría abrumadora en la región de Los Lagos y fue elegida entre sus pares del partido Republicano como representante de la mesa directiva. Creo que nadie podría discutir su legitimidad en el cargo que ostentó. Que haya sido un buen o mal liderazgo eso puede ser discutible, pero discutir su legitimidad o sus aptitudes no creo.

Finalmente ¿Cómo vislumbra el futuro del país post-plebiscito?

Tengo confianza en que Chile va a elegir la mejor opción del 17 de diciembre, que es cerrar el proceso constitucional, y el único cierre del proceso es que gane el “En Contra” y luego de eso, cuando gane el “En Contra”, nos vamos a enfrentar a debates políticos sobre temas relevantes como salud, pensiones, seguridad, migración, y vamos a intentar solucionar estos problemas vía legal, en el Congreso y sin crear nuevos órganos para la disputa en la constitución. El 17 de diciembre se cierra la discusión constitucional si gana el “En Contra” y si gana el “A Favor” comienzan 10 años de incertidumbre constitucional.


Compartir esta noticia